Poder absoluto
  • Poder absoluto

    Eduard Farelo y Emilio Gutiérrez Caba
  • Poder absoluto

    Eduard Farelo y Emilio Gutiérrez Caba
  • Poder absoluto

    Eduard Farelo y Emilio Gutiérrez Caba
  • Poder absoluto

    Eduard Farelo y Emilio Gutiérrez Caba
  • Poder absoluto

    Emilio Gutiérrez Caba
  • Poder absoluto

    Eduard Farelo y Emilio Gutiérrez Caba
  • Poder absoluto

    Eduard Farelo y Emilio Gutiérrez Caba
  • Poder absoluto

    Eduard Farelo y Emilio Gutiérrez Caba

Poder absoluto

del 17 de abril al 16 de junio de 2013
GUIÓN Y DIRECCIÓN: Roger Peña i Carulla
Sinopsis

Un prestigioso político aspira a la presidencia de su país. Todo está a su favor. Todo menos algún trapo sucio, todavía por lavar. Un joven y ambicioso miembro del partido le ayudará en esta misión. Pero en política nada es gratuito, nada suele ser lo que parece.
Un trepidante thriller político que se sumerge en el mundo de la corrupción, desenmascarando la realidad de la vida pública política.

Duración: 1 h 15 min (sin entreacto)

GUIÓN Y DIRECCIÓN: Roger Peña i Carulla

REPARTO:
Emilio Gutiérrez Caba
Eduard Farelo

ESCENOGRAFÍA: Carles Pujol
ILUMINACIÓN: Raúl Martínez
VESTUARIO: Eulàlia Miralles

PRODUCCIÓN: La Villarroel, Pentación Espectáculos y Entresol Produccions

“Me gusta Poder Absoluto porque su clasicismo formal, su control de los tempos y los efectos es sorprendente y porque tiene las hechuras, tanto en texto como en interpretación de una función de Broadway. Cuenta con todos los mimbres para convertirse en un éxito. Emilio Gutiérrez Caba está soberbio, segurísimo, arrasador, al fin con un papel a su altura. Sirve con absoluta viveza y constantes matices un texto brillante. Junto con Eduard Farelo, bordan Poder Absoluto”. Marcos Ordóñez. Babelia (El País)

“Diálogo de estructura perfecta entre los dos personajes, con ocultaciones y engaños muy atractivos. Interpretación formidable de Emilio Gutiérrez Caba, felizmente reencontrado, y de Eduard Farelo que se muestra tan seguro y eficaz como siempre. Roger Peña ha dirigido el montaje con un sentido del crescendo dramático muy acertado”. Joan-Anton Benach. La Vanguardia